La experiencia de una cocina oculta

La cocina siempre será un espacio cálido donde no solo se preparan los alimentos sino que también se comparte en familia. Este espacio es gratificante y puede ser considerado como uno de los más importantes del hogar.    

Cocina oculta

Las tendencias de moda de la cocina, caminan al lado del interés del grupo familiar. El estilo de la cocina es seleccionado en casa y se decora de acuerdo a los gustos y deseos del dueño.

Existe una versión de cocina al extremo minimalista que adoptan en la actualidad  muchos  hogares. Los deseos por desocupar espacios y desechar objetos innecesarios también llegan a la cocina.

La cocina oculta es una tendencia que intenta no solo optimizar los espacios sino también enseñar una decoración sobria y elegante en el ambiente donde se preparan los alimentos. Generalmente, la cocina es un sitio para pasarla bien en compañía de familiares. Sin embargo, la cocina oculta  desaparece de la vista pública.

Ante esta realidad, su decoración parece inexistente o es muy sobria. Este tipo de cocina se usa en espacios pequeños y se aprovechan estos para transformarlos a gusto del propietario.

La funcionalidad de la cocina oculta es genial para las personas que gustan de la sobriedad y el orden.

Algunas consideraciones de la cocina oculta

  • En la cocina oculta todos los implementos que se usan permanecen fuera de la vista de las personas que habitan el hogar. 
  • El diseño de la cocina oculta es versátil porque busca la manera de esconder todo lo que pueda estar en una cocina.  No se ven artefactos eléctricos ni utensilios.
  • Por lo tanto, los niveles de decoración son pocos. Jamás veras una planta porque no hay sitios donde colocarlas.
  • La cocina casi siempre se empotra en un armario cuyas puertas permanecen cerradas mientras no se esté usando. Quizás pueda pensarse que la cocina pierde su personalidad. Pero, queda a criterio de la persona que la use considerar esto como una posibilidad.
  •  Una de las ventajas propias de la cocina oculta es que se ahorra espacio. Solo vamos a encontrar en ella lo indispensable para la preparación de alimentos.
  • La sobriedad domina este estilo. Las líneas son las que marcan los gabinetes y armarios pues no enseñan irregularidades que puedan romper con la monotonía. 
  • La cocina se convierte en un espacio funcional porque todo tiene una función asignada y no hay presencia de objetos innecesarios o de poco uso.
  • Muebles, cubos de desperdicios, utensilios, electrodomésticos   alimentos permanecen ocultos tras las puertas de armarios.
  • Es recomendable pintar la cocina con colores cálidos para que no pierda la sensación de ser el sitio donde se prepara la comida y se convive.

Por la funcionalidad de la cocina oculta, es ideal para restaurantes. Además, como la decoración es muy sobria  y a veces inexistente, no se necesita invertir grandes cantidades de dinero  para mantenerla decorada. La opción está para quienes están dispuestos a vivir la experiencia. Todo oculto nada se ve.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir